Inicio
Historia del Acordeón
Características del Acordeón
Tipos de Acordeón
Ritmos
Novedades
Biografías de Acordeonistas
Clases de Acordeón
Fotos Aficionados
Videos
Orquestas de Acordeones
Fábricas de Acordeones
Partituras
Traducciones del Acordeón
Contáctenos
 
 
 

 

BIOGRAFÍA DE TARRAGO ROS, ANTONIO (H)


Antonio Tarrago Ros nació el 18 de octubre de 1947 en Curuzú Cuatiá, Corrientes. Hijo único de Tarrago Ros y Elia Crispina Molina. Apenas nacido el niño pasó a cuidado de su abuelo Antonio y sobre todo de su abuela Florinda. Niño extraño resultó creciendo en casa de sus abuelos, con los padres lejos, siguiendo cada uno su propio rumbo, en esa casa de la que jamás salía a confraternizar con otros chicos de su edad que crecían y jugaban del otro lado del ligustro, envuelto en las ensoñaciones del maravilloso padre, ausente, que triunfaba con su música muy lejos de el.
Ese mundo mágico se truncó abruptamente al morir la abuela a pocos meses de haber fallecido el abuelo, cuando Antonito tenía 11 años.
En esa ocasión volvieron los padres. Tarrago desde Rosario apenas recaló para el velorio, y se fue recomendándole al niño que para cualquier eventualidad ahí estaba su amigo Gualberto Panozzo, acordeonista, sodero y compadre del alma. La madre llegó desde su misteriosa vida de Buenos Aires, y también pasó como una ráfaga, pero antes lo dejó en casa de su hermana Lala. en el mismo pueblo y desde allí al campo, a la chacra de los Giroto. Así el niño mimado pasó a ser un pequeño peón que debía trabajar para mantenerse, un día imprevistamente apareció de nuevo su madre y decidió llevárselo al pueblo de Mercedes, cerca de Curuzú, a la casa de su otra hermana Bachita y su marido Macho Pintos. Fue otra vuelta dé 180 grados. Bruscos cambios que iban afectando al niño y trazando fuerte su personalidad.
La música siempre estuvo presente en la familia Ros. El bisabuelo Francisquet pasmaba a los curuzucuateños cuando arremetía con canciones antiguas catalanas que arrancaba con un extraño instrumento fabricado con huesos. Al padre Tarrago, muy temprano lo encandiló la música de los menchos y se fue tras ella en busca de su destino y a Antonito sólo le quedaba el querido Gualberto Panozzo que además de repartir soda pulseaba la "Cordeona" y lo fascinaba mientras le contaba anécdotas del padre lejano.
Gualberto lo recibió en sus brazos amorosos y lo cobijó con paciencia y sensibilidad. Por primera vez hizo la experiencia de ir a la escuela, salteándose años como alumno aventajado. Sentándose al lado de Gualberto fue aprendiendo a tocar el acordeón, un día en que sintió preparado, o tal vez las ganas del padre lo ahogaban, se largó de Curuzú a Rosario donde- estaba el legendario ausente, con dos amigos para la travesía. Pero los tres intrépidos se encontraron con la sorpresa de que Tarrago estaba en Buenos Aires, los tres decidieron seguir viaje a Buenos Aires. La vida de Tarrago distaba mucho de asemejarse a lo que se suponía debía ser la de las grandes estrellas, su padre vivía modestamente, y además no estaba bien de salud. Antonio puso en claro consigo mismo que le urgía vivir de una vez por todas al lado de su padre. Comenzó a trabajar como acordeonista suplente y presentador Rosario, fue una etapa trascendental para Antonio, el encuentro con su padre lo desamputó de esa carencia infinita. y lo ubicó definitivamente en su lugar Tarrago era un valiosísimo músico tradicional y su hijo a su sombra, sentía que Rosario le soplaba vientos de renovación de los que se iba llenando con los pies fuertemente atados a sus raíces muy lentamente se iba mencionando al músico Ros hijo, que ya desvinculado profesionalmente del padre, hacía un tiempo que había armado su propio grupo.
A los 20 años sintió que estaba listo para despegar Junto a sus músicos, contabilizó cuidadosamente sus ilusiones y proyectos, con tal bagaje se largó a Buenos Aires.
Luego de grandes esfuerzos y no pocas luchas para abrirse camino e imponer su estilo en la Gran Capital. Julio Márbiz lo llamó para grabar en Microfon y logra acceder al Festival Mayor de Cosquín con la mejor repercusión y un estreno absoluto del chámame en ese escenario. En el año 1972, Microfon sacó su primer disco "Chámame", con 15 temas bailables.
Pero todavía había un largo y arduo camino a recorrer El chámame seguía siendo inaceptable en la peñas. Y en las bailantas el estilo de Antonio sonaba raro y lo tildaban de sofisticado. Ni que hablar de los programas radiales dedicados al género en los que el transgresor era severamente criticado. Contratado por "Docta", empresa que manejaba los festivales folclóricos, recorre todo el país creciendo su estilo con gran éxito. Lentamente su nombre crecía y en esa escalada no hubo
retrocesos, innova en las armonizaciones del chámame, lo jerarquiza y compone temas de nueva
concepción y de éxito. "Al principio cada vez que debía suplantar a un músico, todo era problema, porque no podía conseguir a otro que tocara en mi onda. Hoy cualquiera me puede acompañar". "María va", por ejemplo, ya que ese tipo de armonización se usa en el chámame.
Hizo conocer y amar al chámame a las nuevas generaciones, con sus recitales con la gente joven, compartiendo el escenario con los más grandes exponentes de la música moderna.
Este movimiento estaba en contra del chámame simplemente paisajista o únicamente bailable, pero le abrió la puerta al gran público que vio en este ritmo la raíz de nuestra . Hoy se escucha chámame en Europa, siendo su ritmo muy aceptado por su riqueza sincopada y la recreación improvisativa de sus intérpretes. Algunas de las canciones compuestas por Antonio son clásicos de clásicos en el género. Sus melodías alcanzan el fraseo definitorio para la emoción y su tratamiento rítmico eleva la escencia chamamecera a alturas insospechadas.


Sitio Web: www.tarrago-ros.com.ar

 

 

 

Volver

 

 
 
Curiosidades
Métodos para Acordeón
Libro de Visitas
Afinadores de Acordeón
Arregladores
Enlaces de Interés
 
acordeonisima.com - e-mail: info@acordeonisima.com